La ciencia y la vida

La ciencia y la vida

Plaza & Janés, 2008

“Si hubiera que elegir una única palabra para definir a Valentín Fuster y a José Luis Sampedro sería sabiduría. Ambos persiguen la sabiduría, conscientes de no alcanzarla. Si se pudiera elegir una segunda palabra, sería bondad. Ambos viven con responsabilidad su profesión y su lugar en la sociedad. Estas dos cualidades engloban a las demás: son reflexivos, observadores y entregados, amantes de la vida, apasionados por el ser humano y el fenómeno social, por la solución de los males que nos aquejan. Son humanos y humanistas.” Olga Lucas

SINOPSIS

Desde que el escritor José Luis Sampedro fuera tratado por el doctor Fuster en el Hospital Monte Sinaí de Nueva York entre ambos surgió algo más que una simple relación entre médico y paciente. Desde entonces, siempre han mantenido, con una emotividad muy especial, apasionadas y apasionantes conversaciones. Dos hombres, de formación distinta –un humanista y un hombre de ciencia– pero radicalmente complementarios.

La actividad profesional del doctor e investigador es frenética, a caballo entre Nueva York y Madrid, siempre pendiente de sus pacientes y sus responsabilidades. La actividad creadora en José Luis Sampedro, a sus más de noventa años, es el vivo ejemplo de la no pasividad. Pero el verano pasado hicieron un alto en el camino y decidieron sentarse a conversar «para dialogar, parar», dijeron. El marco elegido fue el Parador de Cardona, y allí, en tres largos, intensos, fructíferos y apasionantes días, junto a Olga Lucas –encargada de dar forma literaria a esas conversaciones– dieron rienda suelta a su complicidad.

Este libro es el fruto de esa estancia en Cardona. Conversaciones que giran en torno a la visión de la sociedad que cada uno de ellos tiene, al papel que desempeña el individuo para transformar lo que le rodea y, asimismo, al deseo de los dos de contribuir, desde la educación, la cultura y la transmisión del saber, a conseguir un mundo mejor. Cuestiones relacionadas con la vida sana –en cuerpo y en espíritu-, la prevención, la realización personal, el valor del esfuerzo y la ética del deber, la ciencia, la religión, el amor, el apoyo del «otro», la juventud y la vejez, el sentido de la vida, el sentido de la muerte…

Apoyándose en múltiples anécdotas y recuerdos, tanto personales como profesionales, éste es algo más que un libro al uso: es un viaje a lo más recóndito del alma humana y al mismo tiempo, a lo más cercano y verdadero que tenemos. Un viaje que conjuga el humanismo con la ciencia, la salud con el espíritu y la vida con la muerte.

Como dice Olga Lucas en el prólogo, «los asuntos de vida o muerte siempre dejan su huella y el encuentro entre una persona que años atrás superó un momento crítico y el médico que lo atendió suele estar cargado de una emotividad y un sentimiento de amistad distinta de cualquier otra». Leer este libro es revivir la intensidad, la emoción y profundidad de esa amistad. Leer este libro es cerrar los ojos y vivir la conversación de dos sabios con enormes ganas de divulgar y compartir. Leer este libro suscita la reflexión sosegada, el debate sobre algunos de los temas verdaderamente importantes de nuestro tiempo. Leer este libro es mucho más que una aventura: es un verdadero privilegio.

LA CRÍTICA

“Dos sabios que hablan del mundo”. Qué leer

“Un libro socrático para tiempos acelerados”. Avui