Asociación Amigos de José Luis Sampedro

En la sala de espera

Vida-sala de espera

Tras El amante lesbiano, José Luis Sampedro, también se instaló en la sala de espera de su cardiólogo. Afortunadamente, la espera es larga y muy bien aprovechada: le ha dado tiempo a volverse a casar, a doctorarse nuevamente, esta vez Honoris Causa por las Universidades de Sevilla y Alcalá de Henares, a seguir impartiendo conferencias y a publicar los siguientes títulos:

2002 El mercado y la globalización
Un ensayo divulgativo ilustrado por Sequeiros acerca de los mecanismo del mercado y la mal llamada Globalización.

2003 Los mongoles en Bagdad
Un grito contra la tecnobarbarie de la guerra de Irak.

2005 Escribir es vivir (en colaboración con Olga Lucas)
Un ciclo de conferencias sobre su obra impartidas por él y convertidas en autobiografía narrada por Olga Lucas.

2006 Conversaciones con Carlos Taibo sobre política, mercado y convivencia
Como su mismo título indica, un ensayo divulgativo acerca de temas de actualidad en forma de diálogo con el profesor Carlos Taibo.

2006 La senda del drago
Novela fruto de su preocupación por la preservación de la naturaleza frente a la codicia y de su amor por la isla de Tenerife.

2008 La Ciencia y la Vida con Valentín Fuster y Olga Lucas
Conversaciones con el cardiólogo Dr. Fuster sobre la salud y el papel del individuo en nuestra sociedad recogidas por Olga Lucas en un libro inclasificable de clara intención divulgativa.

2008 La balada del agua
Un diálogo entre los cuatro elementos escrito para la Tribuna del Agua de la Exposición de Zaragoza.

2009 Economía humanista, algo más que cifras
(Artículos de economía desde 1947 recopilados por Olga Lucas, seleccionados y prologados por Carlos Berzosa)

2011 Cuarteto para un solista con Olga Lucas
Novela de ideas, alegoría de nuestro tiempo y radiografía del ser humano en toda su complejidad.

2012 La inflación (al alcance de los ministros)
Versión actualizada por Carlos Berzosa de la obra La inflación en versión completa.

2013 Muere el 8 de abril en su casa de Madrid. Su viuda Olga Lucas contó sus últimos momentos: “Nos dijo que quería beberse un Campari. Así que le hicimos un granizado de Campari. Me miró y me dijo: ‘Ahora empiezo a sentirme mejor. Muchas gracias a todos’. Se durmió y al cabo de un rato se murió”.